Los lugares imperdibles de Grecia

Grecia es de esos lugares que no requiere demasiada carta de presentación para invitarle a visitar y es que, es difícil encontrar a alguien que no haya escuchado al menos hablar de la Acrópolis o las límpidas aguas de sus pequeñas islas. Sin embargo, una vista al país trae consigo dos pequeños inconvenientes, por un lado genera adicción – quien lo visite querrá regresar – y por el otro, hay tanto para hacer que cuesta difícil elegir.

¿Qué debe incluir una visita a Grecia?

Tanta cultura, belleza natural e historia hacen de Grecia un lugar fascinante; de hecho, su aporte histórico es uno de los más importantes en la Historia de Occidente, en su suelo nació el concepto de la civilización y la política, además de ser cuna de la literatura, la democracia, los Juegos Olímpicos y los principios elementales de las matemáticas y las ciencias.

Es este compendio de atributos, lo que le confiere un enorme legado patrimonial artístico y arquitectónico inigualable en ninguna parte del globo; pero eso no es todo, pues su ubicación estrategia entre Asia y Europa, le regala un encanto natural de insuperable belleza. Isla y costas bañadas  por el Egeo y el Mediterráneo forman escenarios dignos de una postal, mismos que al igual que sus pintorescos pueblos, atraen a millones de visitantes que sucumben ante su hermosura.

Lo imperdible para ver y hacer en Grecia

  1. Pasearse por su atractiva capital:

Ninguna ruta recomendada para conocer Grecia puede comenzar en otra locación distinta a su capital; Atenas marcó no solo el devenir del país, sino de Roma y la cultura occidental. Es por ello, que la metrópolis se plaga de importantes monumentos arquitectónicos, siendo imperdonable no pasearse por:

  • El Partenón, erigido imponentemente en la Acrópolis para dominar la ciudad junto con templos y construcciones que influyeron en el desarrollo de la historia.
  • El Ágora antigua y el Ágora romana, alternativas idóneas para empaparse del arte y la historia de la ciudad.
  • El museo de la Acrópolis, el monte Licabeto y el templo de Zeus Olímpico, por guardar la esencia griega en su mayor esplendor.

Otro error que debe evitarse es dejar de tomarle el pulso a Atenas deambulando por los  barrios de Monastiraki, Plaka y Anafiótika, así como perderse en su Mercado Central.

  1. Irse de fiesta en Miconos:

Los que buscan diversión a granel tienen una cita obligada con la isla de Miconos, sobre todo, si la visita coincide con el verano, pues es la época en la que se convierte en la Ibiza griega. ¿Qué tiene de especial? la oportunidad de elegir entre diferentes bares y discotecas de las playa donde disfrutar lo mejor de la música electrónica que marca tendencia en la actualidad, para terminar la fiesta viendo el amanecer. Cabe acotar que gran parte de sus playas son nudistas, siendo las de Paranga, Panormos, Paradise y Platis Gialos, las más concurridas.

  1. Contempla una puesta de sol irrepetible en Santorini:

Considerada una de las islas volcánicas más hermosas del país, Santorini propone al visitante una interesante oferta; comienza perdiéndose entre sus empedradas callejuelas  adornadas de casitas blancas con cúpulas azules, en las que es sencillo encontrar docenas de tiendas de artesanías y terminar la tarde, deleitándose los ojos con las mejores vistas del ocaso hacia el Mediterráneo.

  1. Rozar las nubes en Meteora:

Los amantes del misticismo tienen su espacio en Meteora, uno de los lugares más curiosos y cargados de aire místico de toda Grecia, tal vez sea por la increíble zona montañosa en la que se emplaza o por los monasterios que se erigen sobre vertiginosos precipicios dando la sensación de estar tocando las nubes.

  1. Viaja al pasado en Rodas:

La propuesta de la isla se resume en transportar al visitante a la edad medieval; para ello, bastará con caminar por su maravilloso casco histórico, dejando algo de espacio y terminar la visita acercándose al pueblo de Lindos, que tal como lo alude su nombre, es de los más hermosos que se pueden encontrar.

  1. Conocer restos arqueológicos en Delfos:

Gracia también es un lugar perfecto para los que les atrae la arqueología, siendo Delfos el más indicado para saciar las expectativas de conocer un Patrimonio de la Humanidad por las UNESCO. La razón de ello es simple, en la antigüedad del mundo griego, era considero el centro del Universo, encontrándose allí el oráculo de Delfos, localizado en el interior del templo que rinde tributo al dios griego Apolo. Asimismo, es casi una obligación, darse un paseo por el teatro y el museo arqueológico.